688 906 661 Sin artículos Total 0 € Mi Carrito

Pescar con mosca en el Delta del Ebro.

 

 

Es el tercer año consecutivo que pescamos en el Delta y como todo en esta vida, la experiencia es un grado, por eso me atrevo a escribir este artículo, espero que os ayude a descubrir uno de lo paraisos terrenales que todavía nos quedan en España.

Julián Narro

 

Situación:

 

Para llegar a la desembocadura del Delta lo mejor es llegar a Deltebre (a 14 km de Amposta), desde allí dirección Riumar, esta es una urbanización a píe de la playa en la margen izquierda del río. Los embarcaderos se encuentran a 200 metros escasos de la misma. Podéis alquilar un chalet en Riumar, o si queréis una opción más barata es el camping D’aube (muy moderno y bien equipado) que está a 75 metros de los embarcaderos y os permite el alquiler, o bien de una parcela o de un bungalow a muy bien precio. En cualquier caso el restaurante del camping es de obligado cumplimiento siendo uno de los mejores de la zona.

 

En los embarcaderos encontrareis diferentes empresas especializadas en el alquiler de barcas con o sin “titulín”. Nosotros hemos alquilado con Garbi www.ebrodeltagarbi.com y con Enrique Navarro www.pescaebro.com , recomendables cualquiera de las dos.

 

Personalmente, creo que lo mejor es alquilar una mañana o tarde el barco grande con patrón, supone un desembolso mayor, pero os permitirá aprender los lugares de pesca, técnicas empleadas para cada especie, aparejos y moscas. Luego, siempre podréis alquilar una barca por vuestra cuenta. Estas últimas las tenéis disponibles en diferentes tamaños e incluso las hay que no requieren el título de patrón de barco como comentaba antes.

 

A la derecha podéis observar los barcos grandes de Enrique y Adrián (su hijo), perfectamente preparados para la pesca deportiva, tanto a mosca como al curri. Si la familia nos va a acompañar en una excursión a pesca, la comodidad es un factor importante y el alquiler de un barco así es imprescindible.

 

 Especies:

 

En el delta podéis pescar especies en la misma desembocadura como la lubina (dicentratus labrax), la palometa (Trachinotus ovatus) o la anjova (Pomatomus saltatrix) especie esta última objetivo principal de la mayoría de los pescadores que se desplazan al delta, luego me extenderé un poco más con esta especie. Si salís a una distancia prudencial de la costa (3-4 millas) las especies pelágicas serán vuestro objetivo principal, bonitos (Sarda sarda), caballas (Scomber scombru), estorninos (Scomber japonicus) o bacoretas (Euthynnus Alletteratus) son las especies más comunes y relativamente fáciles de pescar, llampugas (Coriphena hippurus) a partir sobre todo de septiembre y serviolas (Seriola dumerili), esta última se pesca normalmente al curri con pez vivo o muerto y cada año son capturados ejemplares muy grandes, sin embargo a la mosca no es difícil que los ejemplares pequeños ataquen y si dais con un banco es divertido pescarlas, eso sí  captura y suelta obligatorio.

 

Técnicas, La pesca con mosca mar adentro:

 

Si buscamos bonitos, jureles, caballas, llampugas o cualquier otra especie pelágica, la técnica es relativamente sencilla, pesca al curri con la barca a unos cuatro nudos de velocidad y las moscas derivando detrás de ella, 15 metros serán suficientes, nosotros al principio dejábamos mucha distancia pensando que el motor de la barca podría asustar a los peces pero es justo lo contrario, los peces buscan la barca, tal vez porque están acostumbrados a que los profesionales tiren desechos que les sirvan de comida. Una vez que tengáis una picada o bien paráis la barca y pescáis la zona o giráis el timón dando un circulo amplio a la misma zona (cuidado con los enredos). Si vuestro compañero tiene una pieza clavada, lanzáis rápidamente a lado suyo animando vuestra mosca con tirones cortos o incluso si no habéis parado la barca la hacéis bailar un poco, seguramente al lado del pez clavado de vuestro compañero están otros peces del mismo banco y lograr un doblete es algo habitual en este tipo de pesca.

 

Casi todas las barcas alquiladas presentan sonar, estar atentos a donde están los bancos, a veces los bancos están un poco profundos y parar la barca y dejar profundizar la mosca antes de animarla es la técnica más efectiva, en estos casos una cola de rata de hundimiento rápido es de gran ayuda.

 

Lo difícil de esta técnica es mantenerte al lado del banco de peces ya que estos están continuamente en movimiento y perder el banco es relativamente fácil, por eso a nosotros nos gusta más dejar la barca dando círculos una vez que hemos localizado un banco.

 

 

Doblete de anjovas, obsérvese en  la parte inferior la mosca "tubo" responsable de la mayor parte de las capturas con esta especie.

Cuando no sepáis donde buscarlos lo mejor es preguntar en los embarcaderos, donde alquiléis la barca. Nosotros tenemos comprobado que las mejores zonas son la última línea de boyas, donde los profesionales colocan sus redes,  con profundidades de 28 a 40 metros generalmente, las redes se cambian todos los días por lo que las zonas de pesca también. Otra solución es seguir a otras barcas, es bastante frecuente terminar pescando todos en la misma zona.Una segunda técnica no es tan intuitiva, se trata de localizar las pajareras e ir a pescarlas, las especies que buscamos acosan a los peces “forraje” como dicen los ingleses, sardinas o anchoas de pequeño tamaño que forman grandes bancos y que son el alimento principal de caballas, bonitos y demás especies pelágicas. No es raro encontrarnos verdaderos festines donde estas especies, normalmente mezcladas, acosan a estos pequeños peces aprisionándolos en superficie, mientras que las gaviotas aprovechan esta oportunidad para darse verdaderos festines. En estos casos el objetivo es buscar a las gaviotas que nos señalizarán inequívocamente la posición de estos bancos de peces y rodear al banco esperándolo a favor de viento, procurar lanzar a los laterales del mismo ya que los depredadores lo rodean y es donde tendréis más picadas. Lo difícil en estos casos es llegar a tiempo porque a veces las pajareras se hacen y deshacen con bastante rapidez y es bastante frustrante llegar al sitio y encontrar que no queda casi pajarera y se forma otra 900 metros a babor.

 

La pesca mar adentro es o suele ser bastante agradecida, la razón es sencilla y es que el delta del Ebro es un paraíso para la pesca, la concentración de nutrientes es tan elevada que los bancos de peces que sirven de alimento a otros cubren literalmente millas y millas de mar. Tampoco penséis que esto es un chollo, la pesca aquí es como en todos los sitios y hay días en que los bancos están profundos y sencillamente no pican, otros días el mar está muy picado y no se puede salir, no todo es “jauja”.

La defensa de las anjovas es espectacular

 

 

Pescar con mosca en el estuario:

 

Los días de resguardo obligatorio son para pescarlos en el río, los meses de septiembre y octubre son buenos para tentar las lubinas que se pescan a mosca desde embarcación o desde las orillas, en el delta es posible pescar amplias zonas vadeando, ya que la profundidad no es excesiva, los meses de verano son propicios para la pesca de la Anjova, verdadero rey de la pesca deportiva en esta zona.

 

 

Anjova: (Pomatomus saltratix), conocido por los ingleses como Bluefish, Tassergall por los franceses, chova en el sur de España o Tallans por los catalanes. La anjova es un depredador nato, forma grandes bancos y en la desembocadura se mueve buscando sus presas favoritas las lisas. Pescadores de toda Europa vienen al delta buscándolos y el método más empleado en su pesca es al curri con pez muerto (espetón), la anjova tiene la boca llena de dientes como cuchillas, resulta espectacular sacar el pez utilizado como señuelo cortado limpiamente por la mitad, atacan siempre al señuelo desde atrás y lo que es más importante, se pescan bien a mosca!.

 

Otra bonita anjova pescada con la mosca tubo, tamaños de 2 a 4 kg han sido los habituales este año.

En el río las buscaremos en las orillas cerca de la desembocadura, aunque en ocasiones se pescan bastante río adentro, utilizaremos siempre terminales de acero. Si salimos mar adentro, las buscaremos en profundidades de 7 a 10 metros, no muy lejos de la desembocadura. Si somos muy afortunados podemos encontrar una pajarera donde las anjovas formen parte del festín, nosotros no hemos tenido todavía la suerte de localizarlas así, pero quién sí las ha pescado en pajareras comentan que es algo espectacular y muy fáciles de engañar con la mosca. Es un pez que se defiende con grandes saltos fuera del agua resultando muy espectacular su defensa, eso unido a su gran tamaño (de 1 kg hasta 6 ó 7) crean la combinación perfecta para disfrutar como un “enano” con su pesca.

 

Aurelio con una anjova recién capturada.

 Cuando las pesquéis desde embarcación, las buscáis al “curri”, pero muy despacio (1-2 nudos de velocidad). La mosca ideal es una mosca “tubo” de 15 cm, la animáis continuamente y de vez en cuando que roze la superficie, o de pequeños saltos. Os puedo asegurar que el movimiento de esta mosca las vuelve locas. De repente ves a las anjovas siguiendo a la mosca y basta que la animéis así para que la ataquen furiosamente. A veces y como atacan desde atrás, fallan y no muerden el  anzuelo, solo la parte posterior de la mosca, bueno esto les hace enfurecer más y atacan de forma más desesperada, es algo espectacular.

En el río también es frecuente dar con bancos de anjovas pequeñas, de menos de un kilo (sobre 700 gr.), para los días de recogida obligada por el tiempo son una opción excelente.

 

Pesca desde la orilla:

 

Otra alternativa para los días que no podamos salir a mar abierto por el tiempo o simplemente que nos apetezca. Este año nosotros nos divertimos muchísimo pescando palometas y lubinas de pequeño tamaño.

La ténica es pescar con mosca las orillas, especialmente el margen derecho del río y justo en la desembocadura.

 

 

Una pequeña palometa a Poper.

Atentos a los posibles ataques de depredadores, anjovas o palometones de gran talla, por que son frecuentes y te pueden dar una sorpresa. Estos grandes depredadores atacan los bancos de lisas en la desembocadura,  que se defienden saltando, casi volando, fuera del agua. Estas buscan obstáculos para escabullirse, asi que si estás pescando dentro del agua y ocurre uno de estos ataques cerca tuya, es frecuente que la lisa salte... ¡buscándote!, detrás la persigue el enorme palometón y tú... bueno, os puedo asegurar que acojona...

El autor pescando desde la orilla, otra alternativa para los días intempestivos

 

Pequeños bancos de palometas y algunas lubinas se pescan muy bién, especialmente a poper, los mismos que utilizamos para el black-bass nos sirven. Aunque el tamaño de estas no es muy grande, os puedo asegurar que es una pesca muy divertida y además permite conseguir un montón de capturas.

 

 

 

Alberto con una palometa pescada con Poper.

 

 

Material de pesca:

 

Personalmente creo que la caña todo terreno es una 9 pies, línea 7-8, si tenéis la suerte de coincidir con los grandes bancos de anjovas y estas son de buen tamaño una caña de acción rápida 9 ó 10 puede ser un buen complemento.

Se necesita un carrete que resista el agua salada y de buen freno, las arrancadas de anjovas de 4 ó 5 kg te “queman” literalmente el carrete. Nosotros utilizamos el “Loop Evotec LW” que nos ha dado un resultado fabuloso. Lo hemos empleado también con los bonitos listados de 2-3kg y el carrete se comporta de maravilla.

En el caso de las líneas, una flotante y una de hundimiento rápido son suficientes, prever buena reserva de backing en vuestros carretes y terminales de acero para las anjovas. Este año hemos probado los terminales de fluorocarbono de Fulling Mill y os podemos asegurar que merecen la pena por su aguante y poca memoria.

 

La mosca todo terreno es un “deceiver” azul y blanco,  el “big eye” para los bonitos y demás especies pelágicas. Popers para la pesca de palometas y lubinas desde la orilla y la mosca tubo anchoa y sardina para la anjova,  los “bait runner” van muy bien, también con los bonitos y caballas pero al llevar lana son un incordio porque se enredan con los dientes de estos peces y cuando estas pescando en medio de una pajarera con peces dando saltos por todas partes lo que menos te interesa es perder tiempo desenredando moscas.

 

 

 

 

 "Big Eye"

"Deceiver" azul y blanco 

Mosca tubo imitación anchoa

 

El Delta:

 

No todo es pesca y el delta del Ebro ofrece muchísimas alternativas, si vais con familia, además de playas enormes y con poca gente tenéis la posibilidad de conocer una de las reservas biológicas más importantes de España. Volver con la barca al atardecer y que te pase una bandada de flamencos rosas por encima es algo difícil de describir o tal vez muy fácil porque es sencillamente maravilloso.

La gastronomía (apartado importante donde los haya) es otro “plato fuerte” y nunca mejor dicho, si os gusta el arroz os vais a hinchar, fideüas o pato son otras posibilidades, os recomiendo el restaurante del camping D’aube, cocina genial y muy bien de precio.

No todo es perfecto, acordaros de llevar antimosquitos en abundancia porque si algo sobra son los estos molestos insectos, aunque bien mirado tal vez sean la causa de que el turismo no haya arrollado con la zona como en otras partes del Mediterráneo.

 

Sólo esperemos que no ocurra con otros sitios y podamos disfrutar del Delta por muchos años. Desarrollar un turismo controlado debe contribuir a su cuidado. Se nos cayó el alma al suelo al visitar el mercado de Deltebre, lubinas, lenguado, platijas... un montón de especies con una tallaje mínimo, ¡hablo de lubinas de 15 cm a la venta!. A mi pregunta de porque se vendía pescado de ese tamaño la respuesta fue que es lo que los clientes pedían en esa zona... sin comentarios. Por supuesto, las autoridades no hacen, ni quieren hacer ninguna inspección, ya que según nos comentaron luego, es algo habitual encontrar pescado así en toda la zona del Delta.

 

Por último recuerda que un bonito o una caballa recién pescados son un manjar exquisito, pero llévate sólo los que te vayas a comer, la anjova deja que desear según mi opinión y nosotros las soltamos todas, aunque por desgracia estamos hartos de ver a pescadores con fotos de 15 ó 20 anjovas colgadas como trofeos y un destino incierto (¿la basura?).

El autor con un bonito listado.

 

 

Para más información; Julián Narro, info@onlyfly.com

  

E-mail: info@onlyfly.com | Aviso e Información Legales. Condiciones de Uso y Privacidad

Desarrollo de Uritec