688 906 661 Sin artículos Total 0 € Mi Carrito

La pesca con perdigón

 

 

Perdigones: los perdigones son unas ninfas llamativas, se pueden hacer con infinidad de materiales y combinaciones siendo unas más eficaces que otras. ¿Por qué elegimos los perdigones en vez de las ninfas tradicionales? Una de las claves de su éxito reside en su menor tamaño respecto a las ninfas tradicionales. Con menor tamaño, más peso y más aerodinámica estas ninfas consiguen bajar a profundidades mayores en menor tiempo, siendo posible engañar a esos peces reacios a coger ninfas grandes y vistosas. Por su menor tamaño y mayor peso son capaces de engañar a peces desde pozos de aguas tranquilas hasta corrientes varias. Sus variantes en cuanto a color de la bola de tungsteno y los materiales brillantes que llevan las hacen irresistibles en muchas ocasiones.

 

 

Su pesca: la pesca con perdigón es una pesca a tiento, a pulso. El aparejo lo realizamos con un bajo de 15-20 mtrs. De hilo de 0,20mm de diámetro al que le unimos dos bajos de 30 cm en colores fluorescentes que nos servirán para controlar la deriva de los perdigones. Es importante por lo tanto que los colores sean llamativos y que contrasten entre ellos. Por debajo de ellos colocaremos dos perdigones en tándem, el más pesado siempre abajo y la distancia la calcularemos en función de la profundidad y fuerza de la corriente en cada momento. La deriva debe ser natural y el perdigón debe rozar las piedras del fondo para que la pesca sea efectiva.

Utilizamos un hilo del 20 de diámetro porque es más o menos el ideal, si es mayor el diámetro perdemos sensibilidad y si es menor tenemos el problema de que si pica una trucha de grandes dimensiones puedes perder el hilo y la tensión y el pez se puede perder, aunque para microninfas se recomienda pescar con un 16 de diámetro, el hilo tendrá menos roce con las anillas y saldrá mejor. El bajo de 15 metros lo hemos puesto incoloro, pero puede ponerse uno de color y así en días de poca visibilidad ves siempre donde tienes el bajo. Este es un bajo estándar, pudiendo cambiarse en determinadas condiciones de pesca. Por ejemplo, si pescamos en un pozo profundo haremos un bajo a las ninfas más largo para tener siempre fuera el hilo de color que te marcará la posición de las ninfas, o si son unas corrientes poco profundas quitarle algo de longitud , siempre condicionado al lugar donde vayamos a pescar. Hay otras posibilidades, también recomendaría para pescar con ninfas de peso, tipo cuerpos de tungsteno o ninfas de tungsteno que tengan o sobrepasen los 3,5 de bola, un bajo de línea de mar. Se venden bajos de línea para pescar en mar de 15 metros de longitud que van desde el diámetro 55 hasta el 18 o 20 y de ahí podemos poner ya directamente los hilos de color y el bajo de las ninfas. Estos bajos en ocasiones tienen más memoria, pero tienen buena elasticidad.

 

 

Lo más difícil en esta pesca suele ser la detección de picadas. Hay que acostumbrarse y enganches en piedras u obstáculos de todo tipo son frecuentes  al pescar pegados al fondo. El lance también es complicado, como os podéis imaginar, la cola de rata no se utiliza en este tipo de pesca, ya que perjudica la deriva  natural de los perdigones y detección de picadas. Sólo utilizamos hilo, por lo que el manejo y colocación dentro del río es cuestión de horas de práctica. En cuanto el equipo, una caña de 10 pies es lo ideal para manejar este aparejo, el tipo de cola de rata, como ya hemos dicho antes, carece de importancia.

 

Esta pesca es muy efectiva, de hecho, está prohibida en algunos campeonatos. Os animo a que la probéis, seguro que repetís. A continuación os presentamos un vídeo de pesca realizado con esta técnica en el intensivo  de Andoáin, con las arcoíris  resultó una combinación mortal, también pescamos media docena de truchas comunes.

 

 

Jose devolviendo una bonita arcoíris a su elemento pescada con este método.

 

Video de pesca con perdigones:

 

 

 

 

E-mail: info@onlyfly.com | Aviso e Información Legales. Condiciones de Uso y Privacidad

Desarrollo de Uritec